LIFE T4C BLOG

Información sostenibilidad

24
Abr
2024
Lectura estimada: 3 minutos
Compartir:

El problema de los microplásticos en los campos deportivos de césped artificial

Los campos deportivos de césped artificial, en especial los de fútbol, se han popularizado durante las últimas décadas, sustituyendo paulatinamente a los antiguos campos de tierra o de hierba natural.

La mayoría de estas superficies deportivas cuentan con un sustrato de caucho estireno-butadieno (más conocido como SBR), un caucho sintético utilizado para la fabricación de neumáticos. Son esas partículas plásticas de color negro que los usuarios habituales de estos campos suelen encontrar en el interior del calzado, en las suelas o prendidas en la ropa deportiva.

Este material plantea varios problemas, desde el punto de vista de la sostenibilidad y de la salud. En primer lugar, estas partículas tienen un tamaño inferior a 5 milímetros de diámetro por lo que la Comisión Europea los incluye en la categoría de microplásticos.

Estos microplásticos suelen dispersarse y acaban vertiéndose al medio ambiente, convirtiéndose en uno de los principales agentes contaminantes del mismo. Estamos hablando de miles de toneladas anuales de caucho que, en muchas ocasiones, acaba en el océano.

Además, según un estudio de la Agencia Europea de Productos Químicos (ECHA), los rellenos de caucho SBR contienen altas concentraciones de sustancias cancerígenas. Son los llamados hidrocarburos aromatizados policíclicos (HAP), un grupo de más de un centenar de sustancias químicas diferentes que se forman durante la combustión incompleta del carbón, petróleo y gasolina, entre otros.

El hecho de que existan altas concentraciones de estos hidrocarburos en unas superficies que, además, suelen encontrarse en unas condiciones de humedad y alta temperatura, implican un mayor riesgo para la salud de quienes utilizan estas instalaciones.

Otra desventaja del caucho SBR es que, aunque proceda del reciclaje de neumáticos usados, no es reciclable, por lo que no se le puede dar ninguna otra salida al final de su vida útil.

Según un estudio realizado por Green World Compounding (GWC), más del 50% de las superficies deportivas destinadas al fútbol en España son de césped artificial. El césped natural y la tierra son superficies alternativas, cuyo número es netamente inferior.

La práctica totalidad de estas superficies de césped artificial cuentan con un sustrato de caucho SBR, lo que hace necesario plantearse su sustitución a corto-medio plazo, por otras alternativas sostenibles.

Por otro lado, durante los últimos años se está registrando un aumento exponencial de la demanda de nuevos campos deportivos de césped artificial, en especial de aquellos que cuentan con las certificaciones FIFA Quality y FIFA Quality Pro.

Hay que tener en cuenta que los campos deportivos de césped natural requieren un mantenimiento, unas necesidades de agua y una limitación de horas de uso que los hacen inasumibles para clubes deportivos que no son de élite o para instalaciones municipales.

Aun así, este aumento de la demanda hace plantearse la necesidad de buscar alternativas sostenibles y reciclables, como el Ecolastene.

Artículos relacionados

Proyecto financiado por la Unión Europea

Co-funded by the European Union. Views and opinions expressed are however those of the author(s) only and do not necessarily reflect those of the European Union or CINEA. Neither the European Union nor the granting authority can be held responsible for them.

Campo limpio:

pásate a un césped sin microplásticos

Completa el siguiente formulario y nos pondremos en contacto contigo

Formulario de Contacto