LIFE T4C BLOG

Información sostenibilidad

06
May
2024
Lectura estimada: 3 minutos
Compartir:

Césped artificial: 60 años de una superficie deportiva innovadora

El césped artificial como superficie deportiva lleva con nosotros unos 60 años, aunque no se haya popularizado en deportes como el fútbol hasta las últimas décadas.

El primer césped artificial para el uso de deportistas de élite se instaló en el año 1965 en el recién inaugurado estadio Astrodome de Houston (Texas, EEUU). Un estadio que sirvió como sede del equipo de béisbol de los Houston Astros entre 1965 y 1999, y de los Houston Oilers de la NFL, desde 1968 hasta 1997.

Se trataba del primer estadio techado del mundo, lo que obligó a adoptar una solución innovadora para el césped, que no iba a contar con la luz solar para su mantenimiento. Ello obligó a instalar el primer césped artificial deportivo utilizado en las Grandes Ligas, que recibió el nombre de AstroTurf, en homenaje al primer estadio en el que se instaló.

El césped artificial utilizado en el Astrodome tenía una altura muy baja: apenas de entre 25 y 32 milímetros, y estaba hecho de fibras de poliamida, mezcladas con arena de sílice.

Una superficie muy básica, en comparación con las nuevas generaciones de césped sintético, cuyas fibras llegan a los 65-70 milímetros de longitud, sobre un sustrato de material elástico que mejora las prestaciones deportivas.

El espaldarazo definitivo al césped artificial deportivo se produjo en 1976, con la inclusión del mismo como superficie de los campos de hockey sobre hierba en los Juegos Olímpicos de Montreal (Canadá).

A partir de ese momento, esta superficie se empezó a popularizar y llegó a deportes como el fútbol, implantándose en diversos campos de la primera categoría del fútbol inglés (antes de la llegada de la Premier League) y escocés.

Sin embargo, su dureza, las abrasiones que provocaba la arena, el aumento del número de lesiones entre los jugadores y algunas características técnicas como el excesivo bote del balón hicieron que ambas ligas prohibieran su uso en partidos oficiales. La UEFA, la FIFA y otras asociaciones nacionales de fútbol también lo prohibieron.

La llegada de nuevos materiales propició la aparición de nuevas generaciones de césped artificial, cada vez más sofisticadas, que volvieron a imponerse para la práctica deportiva, incluyendo el fútbol, sobre todo en las categorías inferiores.

Comparativa con el césped natural

Según un informe de Green World Compounding (GWC), el coste de instalación de un campo de fútbol de césped sintético de 6.500 metros cuadrados sería muy ligeramente superior al de hierba natural (alrededor de 300.000 euros, frente a 285.000).

Sin embargo, la verdadera diferencia está en los costes de mantenimiento: en el caso del césped artificial, resulta mucho más barato, además de que permite un uso mucho más intensivo que el natural. Así, el coste anual de mantenimiento de un campo de fútbol de césped artificial ronda los 4.000 euros, frente a más de 35.000 euros anuales del césped natural.

Teniendo en cuenta que el campo de césped natural apenas puede usarse unas 12 horas semanales, frente a más de 70 horas semanales del césped artificial. Al cabo de seis años de uso, el coste de instalación y mantenimiento del campo de césped artificial habrá salido por unos 16,5 euros la hora, frente a los 148 euros la hora del césped natural.

Artículos relacionados

Proyecto financiado por la Unión Europea

Co-funded by the European Union. Views and opinions expressed are however those of the author(s) only and do not necessarily reflect those of the European Union or CINEA. Neither the European Union nor the granting authority can be held responsible for them.

Campo limpio:

pásate a un césped sin microplásticos

Completa el siguiente formulario y nos pondremos en contacto contigo

Formulario de Contacto